Con el tiempo, los procesos de regeneración de la piel se ralentizan significativamente. Si no se toman las medidas adecuadas, aparecen en la piel arrugas pronunciadas, surcos profundos, manchas pigmentadas… Y se vuelve grisácea, con aspecto enfermizo y debilitado.

El peeling facial ayuda a acelerar los procesos de renovación de la piel, pero, en concreto, la técnica de peeling con punta de diamante es especialmente rápida y efectiva en esta tarea, incluso se caracteriza por ser una de las mejores técnicas conocidas.

A continuación, explicaremos en qué consiste este novedoso tratamiento.

Peeling de diamante: ¿qué es?

La exfoliación con diamante, también conocida como dermoabrasión microcristalina o microdermobrasión, es una técnica que abrasa las capas superficiales de la piel con un dispositivo especial cuyos accesorios están cubiertos con polvo de diamante.

Durante el procedimiento, la piel se limpia de células muertas. A continuación, se activan los procesos de regeneración y se estimula la formación de fibras de colágeno y elastina, lo que significa que disminuye la apariencia de las arrugas.

Los accesorios con los que se trabaja son seleccionados por parte de especialistas, teniendo en cuenta la condición de la piel del paciente y los problemas que pueda presentar su piel. Así, difieren en el tamaño de los cristales del diamante. Además de la limpieza, el aparato también está equipado con una aspiradora que absorbe instantáneamente las partículas muertas y el polvo.  Esto reduce la irritación de la piel y acelera el proceso de recuperación. El procedimiento en sí es absolutamente indoloro, y no hay necesidad de uso de anestésicos.

peeling facial

¿En qué tipo de piel es recomendable el tratamiento?

La exfoliación facial o el peeling facial basado en el tratamiento con diamante es adecuada para todo tipo de pieles, excepto las sensibles. El método es especialmente útil para las personas con acné y también para las personas con piel flácida.

No hay restricciones de edad para el procedimiento.

También te puede interesar..  Como aclarar las cejas

El tratamiento se recomienda para los siguientes problemas de la piel facial:

  • Cicatrices y rastros visibles de la piel después del acné
  • Arrugas medio-profundas
  • Piel flácida
  • Hiperpigmentación de la piel y pecas
  • Tono grisáceo: un tono con aspecto doloroso de la piel de la cara
  • Trastornos de la función de las glándulas sebáceas
  • Poros grandes, granos
  • Conductos grasos bloqueados

¿Cuáles son los beneficios del procedimiento?

En primer lugar, hay que destacar la importancia de que se trata de un tratamiento indoloro y seguro para la piel facial. Las partículas de polvo de diamante son tan pequeñas que no existe la opción de dañar la piel. En segundo lugar, el procedimiento no tiene un largo periodo de recuperación. También es importante mencionar que se observan excelentes resultados visibles después de la primera sesión.

Características del peeling facial con dermoabrasión microcristalina

Una de las reglas más importantes y también exitosas para un peeling facial con dermoabrasión microcristalina o diamante es la preparación adecuada y correcta de la piel de la cara. En primer lugar, la piel debe limpiarse de cualquier cosmético y/o grasa, usando un producto adecuado con base de leche limpiadora, desmaquillante o gel.

Posteriormente, se utilizan otros productos, incluido el exfoliante. A continuación, es recomendable el uso de vaporización – un procedimiento que ofrece tratamiento con vapor. Y se hace una máscara nutritiva al final del periodo de preparación.

La segunda etapa es el procedimiento en sí. La piel del paciente se trata con uno o más accesorios. El especialista evalúa la condición de la piel del paciente, identificando posibles contraindicaciones, da consejos sobre qué se ha de hacer y cómo se ha de proceder.

La tercera etapa y último paso es aplicar una crema hidratante y refrescante en la cara. Es muy importante que no queden componentes agresivos sintéticos en la piel.

Otros tipos de peelings faciales

Peeling químico: procedimiento en el que se aplican varios ácidos orgánicos débiles a la superficie de la piel, lo que tiene un efecto significativo en su estructura y apariencia. La finalidad consiste en mejorar significativamente el nivel de colágeno en las capas más profundas de la piel, dejándola con apariencia más fresca, firme, rejuvenecida y con un alivio en cuanto los defectos y daños visibles.

También te puede interesar..  6 Errores frecuentes que cometemos al planchar el pelo

Peeling con ácido láctico: se usa para tratar pequeñas arrugas y reducir la grasa de la piel.

Peeling de almendras: un peeling ligero que se usa principalmente para limpiar sin descamar la piel.

Peeling salicílico: ideal para pieles con tendencia acnéica, porque reduce la grasa. Recomendable para pieles grasas, con poros más o menos anchos y de color más oscuro.

Peeling con glicol: se usa como un agente antienvejecimiento, porque elimina las células muertas y estimula el recambio celular a través del ácido glicólico.

Peeling con láser de CO2: es muy potente, por eso se aplica solo en invierno. El rayo láser alcanza y entra en la piel a unos 90º. Esta es aproximadamente la temperatura en la que hierve el agua. Este es un tipo de peeling facial que no quema la piel y no usa ácido. El rayo láser evapora el agua de las células y solo necesita consistencia. Aparece una costra marrón en la cara, que se cae aproximadamente en una semana, y emerge la piel nueva, fresca y sin arrugas.

close

Descarga YA mi e-book
"Los 20 mejores trucos de maquillaje
de la historia"

20-trucos-maquillaje-ebook

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.